Desarrollo
Narcóticos Anónimos surgió del Programa de Alcohólicos Anónimos a finales de los años cuarenta, con sus primeras reuniones en la zona de Los Ángeles, California (EEUU), a principios de los cincuenta. El programa de NA empezó como un pequeño movimiento estadounidense que se ha convertido en una de las organizaciones de este tipo más grandes y antiguas del mundo. Durante muchos años, NA creció muy lentamente extendiéndose de Los Ángeles a otras grandes ciudades de Norteamérica y Australia a principios de los setenta. Al cabo de pocos años, se habían formado grupos en Brasil, Colombia, Alemania, India, Irlanda, Japón, Nueva Zelanda y el Reino Unido. En 1983, Narcóticos Anónimos publicó su Texto Básico, que lleva por título el nombre de la asociación, lo que contribuyó al enorme crecimiento de NA; al final de aquel año, NA se había extendido hasta tener presencia en más de 12 países con 2.966 reuniones en el mundo. Hoy en día, Narcóticos Anónimos está bien establecida en buena parte de la tres Américas, Europa occidental, Australia, Oriente Medio, Nueva Zelanda y Europa oriental. Los grupos y las comunidades de NA recién formados se extienden por el subcontinente Indio, África y Asia oriental. En la actualidad, la organización es una confraternidad auténticamente mundial, multilingüe y multicultural con más de 61.800 reuniones semanales en 129 países*. Los libros y folletos informativos de Narcóticos Anónimos están disponibles en 41 idiomas y hay traducciones en curso a 16 idiomas más.

Programa
El primer folleto de NA, conocido entre los miembros como «el Librito Blanco», describe Narcóticos Anónimos como: «NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave [...] nos reunimos con regularidad para ayudarnos a permanecer "limpios" [...] No nos interesa saber qué drogas consumías ni qué cantdad [...] sólo queremos saber qué quieres hacer con tu problema y cómo podemos ayudarte.» Cualquier adicto a las drogas puede ser miembro, independientemente de la droga o drogas específicas consumidas. Cuando se adaptó el primer paso de Alcohólicos Anónimos, la palabra «alcohol» fue sustituida por «adicción» para eliminar cualquier referencia a drogas específicas y reflejar el «concepto de enfermedad» de la adicción. Narcóticos Anónimos ofrece un proceso de recuperación y una red de apoyo entre compañeros estrechamente ligados. Una de las claves de nuestro éxito es el «valor terapéutico» de los adictos que trabajan de forma conjunta. Los miembros comparten sus éxitos y problemas para superar la adicción activa y para vivir una vida productiva sin drogas mediante la aplicación de los principios contenidos en los Doce Pasos y las Doce Tradiciones de NA. Estos principios son la esencia del programa de recuperación de Narcóticos Anónimos. Narcóticos Anónimos en sí es un programa de recuperación no religioso; se anima a todos los miembros a cultivar una concepción individual —religiosa o no— de los principios espirituales y de la aplicación de los mismos en la vida cotidiana.Para ser miembro de NA no hay restricciones por razones sociales, religiosas, económicas, raciales, étnicas, de nacionalidad, sexo o clase social. No se pagan cuotas ni honorarios; la mayoría de los miembros aporta una pequeña suma para contribuir a cubrir los gastos de las reuniones. Narcóticos Anónimos no está afiliada a otras organizaciones, incluidos otros programas de doce pasos, centros de tratamiento ni instituciones penitenciarias. Nuestra organización no emplea asesores profesionales ni terapeutas, no tiene centros de internamiento ni clínicas. Tampoco ofrece servicios de orientación vocacional, de asesoramiento legal, financiero, psiquiátrico ni médico. NA sólo tiene una misión: brindar un ambiente en el cual los adictos puedan ayudarse mutuamente a dejar de consumir drogas y descubrir una nueva forma de vida. En Narcóticos Anónimos la condición de miembro se basa en el deseo de dejar de consumir drogas, incluido el alcohol, y tiene como fundamento el principio de abstinencia completa. Según la experiencia de los miembros de NA, la abstinencia completa y continua es la mejor base para la recuperación y el crecimiento personal. NA, en su conjunto, no tiene opinión sobre asuntos ajenos a sus actividades, incluidos los medicamentos recetados. No se pone en tela de juicio la recuperación en NA de una persona por el empleo de psicofármacos u otros medicamentos tomados bajo prescripción y vigilancia médica.

Copyright 2012-2014 NA World Services, Inc. Todos los derechos reservados.